ISO BIM, estandarización de términos y procesos en la implementación*

  • Por Costos
  • 22/06/2022
  • 0
  • 435 Vistas
ISO BIM, estandarización de términos y procesos en la implementación

La cada vez mayor acogida del uso del BIM a nivel mundial en diversos proyectos de construcción está llevando a que se desarrolla una estandarización de su implementación, lo cual implica la aparición de normativas y certificaciones que garanticen su adecuado empleo con la finalidad de garantizar mejores procesos y mejores resultados de lo que ya permite la utilización del BIM.  

La normativa “ISO 19650: Organización y digitalización de la información relativa a trabajos de edificación y de ingeniería civil, incluyendo BIM”, o también conocida como ISO BIM, es una norma internacional de gestión de la información a lo largo de todo el ciclo de vida de un activo construido utilizando el Building Information Modelling (BIM) y que se puede aplicar a proyectos y activos de construcción de cualquier tamaño y nivel de complejidad, aunque su uso debe realizarse de manera proporcional.

Esta norma, que se desarrolló sobre la base de la probada norma británica BS 1192 y la especificación pública PAS 1192-2, nace para dar solución a la falta de estandarización de términos y procesos en la implementación del BIM, lo cual ha llevado a un desarrollo desigual de esta metodología que cada vez es más usado en diversos proyectos de construcción en el mundo. 

Asimismo, Jøns Sjøgren, presidente del subcomité técnico de ISO que desarrolló estas normas señaló que estas buscan permitir a los diseñadores y contratistas que trabajan en todo tipo de obras de construcción tener una gestión de la información más clara y eficiente. 

Las dos primeras normas fueron publicadas en 2019, mientras a mediados de este año se publicaron dos más.

Por otro lado, el documento “Introducción a la serie EN-ISO 19650. Partes 1 y 2” elaborado por BuildingSmart Spain (septiembre de 2019, p.6) −que lleva la aplicación de la norma internacional hacia la norma española− la define de la siguiente manera:

“La serie EN-ISO 19650 es un conjunto de normas internacionales que define el marco, los principios, y los requisitos, para la adquisición, uso y gestión de la información en proyectos y activos, tanto en edificación como de ingeniería civil, a lo largo de todo el ciclo de vida de los mismos, y está destinado principalmente a: los agentes participantes en las fases de diseño, construcción y puesta en servicio de activos construidos, que en este documento y de acuerdo con la ISO denominamos como fase de desarrollo; y a los agentes que desarrollan actividades relacionadas con la gestión de activos, incluidas la operación y el mantenimiento, que en este documento y de acuerdo con la ISO denominamos fase de operación”.

El objetivo de esta norma es tratar de armonizar la gestión de los objetos que serán utilizados en la edificación, desde la concepción de los mismos hasta su producción. Esta norma permite a los participantes de un proyecto de construcción tener información de los objetos que son usados en la edificación a lo largo de su vida útil.  

Las dos primeras normas internacionales de la serie EN-ISO 19650 (ISO 19650-1: Conceptos y principios y la ISO 19650-2: Fase de producción de los activos) fueron publicadas en el primer trimestre de 2019, mientras las normas ISO 19650-3 (Fase operativa de los activos) e ISO 19650-5 (Enfoque de la gestión de la información con mentalidad de seguridad) fueron publicadas este año, lo cual hace que esta normativa sea sumamente novedosa.

La primera establece los conceptos y principios que se deben tener en cuenta para los procesos de desarrollo y gestión de la información a lo largo del ciclo de vida de cualquier activo de construcción. Brinda recomendaciones en relación al manejo de a información, incluyendo el intercambio, captación, manejo de versiones y organización para todos los involucrados en el proyecto.

Los conceptos definidos en esta primera norma son de aplicación a toda la vida útil de cualquier tipo de edificación de cualquier escala de complejidad, en as cuales se incluye la planificación estratégica, el diseño inicial, la ingeniería, el desarrollo de diseño, la documentación y construcción, la operación diaria, el mantenimiento, la readecuación, reparación y e fin de vida del proyecto.   

Este documento también trata los términos y definiciones para el BIM, información de proyecto, perspectivas, trabajo colaborativo, definición de requerimientos de información y modelos resultantes, ciclos de entrega de información y las funciones para su manejo adecuado, manejo de la producción colaborativa de la información, etcétera.

Por otro lado, la segunda norma establece los procesos de desarrollo y gestión de la información durante la fase de desarrollo. Entre los temas que se tocan en esta norma se encuentra la evaluación de las necesidades, la invitación a licitación, respuesta a la propuesta, asignación de la obra, movilización, producción colaborativa de información y cierre de proyectos.

Relación entre los diferentes agentes que intervienen en los procesos de gestión de la información. Fuente. BuildingSmart Spain

La tercera norma de la serie ISO 19650, detalla los requisitos necesarios para la gestión de la información, en forma de proceso de gestión, en el proceso de la fase operativa del proyecto y los intercambios de información dentro del mismo. 

Esta norma busca servir de ayuda a los propietarios y operadores de activos a alcanzar sus objetivos comerciales a través de la producción, uso y gestión eficientes de la información a lo largo de todas las fases operativas del proyecto en los que se ha utilizado el BIM.

Por último, el ISO 19650-5, según la web oficial de ISO.org, “especifica los principios y requisitos para la gestión de la información con mentalidad de seguridad en una etapa de madurez descrita como ‘modelado de información de construcción (BIM) de acuerdo con la serie ISO 19650’, y como se define en ISO 19650-1, así como la seguridad-gestión consciente de la información sensible que se obtiene, crea, procesa y almacena como parte de, o en relación con, cualquier otra iniciativa, proyecto, activo, producto o servicio”.

Este documento señala los pasos necesarios para crear y cultivar una mentalidad y cultura de seguridad adecuadas y proporcionadas en todas las partes con acceso a información confidencial, incluida la necesidad de supervisar y auditar su cumplimiento. 

PRINCIPIOS GENERALES

BIM

La norma ISO 19650 define al Building Information Modelling (BIM) como “el uso de una representación digital compartida (modelo de información) de un activo construido para facilitar los procesos de diseño, construcción y operación, y proporcionar una base confiable para la toma de decisiones”. 

Los principales resultados que se buscan con la aplicación adecuada de este ISO son 3:  brindar una definición clara de la información que necesita el cliente o propietario del proyecto, así como de los métodos, procesos, plazos y protocolos de desarrollo y verificación de esta información; lograr desarrollar la información adecuada en calidad y cantidad que permita satisfacer las necesidades definidas en cada una de las fases; y garantizar la transferencia eficiente y efectiva de la información entre los distintos agentes que participan en cada parte del ciclo de vida del proyecto, especialmente en la fase de desarrollo.

Agentes afectados

La aplicación del ISO 19650 afecta a todos los agentes que intervienen en los diversos procesos de gestión de la información a lo largo del ciclo de vida del proyecto, tanto en desarrollo como en operación. Estos agentes, que son el propietario, promotor, arquitectos, ingenieros, constructores, instaladores, diseñadores, entre otros, pueden clasificarse en 3 tipos de agentes: parte contratante, parte contratada principal y partes contratadas o subcontratadas.

La parte contratante estará conformada por el promotor, el propietario o el gestor. No solo se considera al cliente final sino también puede tratarse del actor que llevará a cabo la gestión del proyecto como si fuera el cliente.

La parte contratada principal comprende a los ingenieros, constructores, arquitectos, entre otros actores involucrados en cada una de las fases del proyecto, mientras las partes contratadas o subcontratadas pueden ser las empresas de servicios, diseñadoras, constructoras, contratistas, instaladores operadores y/o mantenedores.

Principios de la gestión de la información 

BuildingSmart Spain, con base en el EN-ISO 19650-2, señala que el proceso de gestión de la información, la cual incluye su desarrollo y entrega, se aplicará a toda la fase de desarrollo para cada contratación, independientemente de la etapa de proyecto y está compuesto por una serie de actividades (y estas, a su vez, pueden estar conformadas por subactividades) según la etapa en la que se encuentre.

La primera actividad realizada, en la etapa de proyecto, es la evaluación de las necesidades. Esta es llevada a cabo por el contratante. En la etapa de licitación se realizará, tanto la petición de ofertas como la presentación de ofertas. En la etapa de panificación de la información tenemos dos actividades más, los cuales son la contratación y la movilización. Finalmente, en la etapa de producción de la información se lleva a cabo la producción colaborativa de la información y la entrega del modelo de la información. Todo esto durante la fase de desarrollo.

Por otro lado, en cuanto a la gestión de la información durante la fase de desarrollo, la norma ISO 19650 indica que el contratante quien debe asegurarse de que los requisitos de información estén claramente definidos al inicio del proyecto, junto con la forma en que se deben implementar los conceptos y principios de la gestión de la información y los beneficios esperados de ello. 

Estos requisitos están establecidos en el ISO 19650-5 y es necesario señalar que la definición de los mismo puede ser ampliada por los propios requisitos establecidos por las diferentes partes contratadas. Es decir, los requisitos de información inicialmente serán establecidos por la parte contratante, pero la determinación final de los mismos también implicará una parte de responsabilidad de todos los demás agentes

Plan de ejecución BIM

Además, la norma ISO 19650-2 establece que quien se encargará de establecer el plan de ejecución BIM será la parte contratada principal y debe comprender una serie de elementos indispensables, como la estrategia de entrega de información, los métodos y procedimientos de producción de información del proyecto, la infraestructura tecnológica, etcétera.

Entorno Común de Datos (ECD)

La segunda norma de la serie ISO 19650 señala la importancia de establecer un Entorno Común de Datos (ECD) con la finalidad de permitir el trabajo colaborativo, mediante el cual se pueda reunir, gestionar y repartir cada contenedor de información a través de un procedimiento establecido. El responsable de proporcionar el ECD es el contratante, ya sea directamente o a través de un tercero, que incluso puede ser algunas de las partes contratadas.

*Informe de la Edición 309 de Revista Costos. Suscríbete y accede a más informes especializados aquí

Te recomendamos ver

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.